Frases Inteligentes

Frases Inteligentes - Frases.eu
Tienes un montón de herramientas que aprenderás a utilizar una a una, casualmente en los momentos de crisis.
Que no te detenga lo que los demás presupongan. Siempre es mejor comprobarlo por ti mismo.
Deja que el tiempo pase y verás cómo las cosas se acomodan solas.
Desafía a la suerte haciendo lo que te dicta tu corazón.
Encuentra algo que verdaderamente te apasione y conságrate a ello.
Las casualidades no existen. Existen personas que salen en busca de las oportunidades que necesitan.
Definir lo que deseas y luego salir a buscarlo es el primer paso de cualquier gran logro.
No debemos armar nuestro itinerario de vida en base a planos que han elaborado otras personas.
Las reglas de tu vida aplican solo para tu vida.
Hay quien toma el paso del tiempo como una bendición y quien lo toma como un problema.
No deberías permitir que un problema, por preocupante que sea, gobierne tu persona.
Todos tenemos la capacidad de pensar pero no todos la sabemos utilizar, sobre todo en momentos de crisis.
Nada es inalcanzable si nos convencemos de ello.
El único que puede hacer trabajar tu mente a tu favor, eres tú. Y ese es un poder inmenso que no todos tienen.
Las realidades, sean buenas o malas, pueden jugar a tu favor.
Cada uno decide si hará de un problema una derrota o una oportunidad.
La auto confianza muchas veces gana más batallas que la inteligencia.
No temas ser quien eres. Lo más aterrador que puede sucederte es no ser tú mismo.
El que es lo que quieren otros en realidad no es nadie.
Admira a las personas más calmadas que tú, mas reflexivas, más prácticas: Todas esas virtudes se contagian.
Mirar no es lo mismo que saber observar. El que sabe observar siempre sabe más.
No puedes cambiar lo que pasó, pero si puedes hacer algo muy útil con ello.
No desperdicies tu tiempo intentando comprender el pasado. Es el tiempo peor invertido.
Recostarse en el destino es para los mediocres.
No esperes que la suerte te regale nada. Tienta a la suerte mientras estás en constante movimiento.
El que sabe interpretar la realidad toma decisiones mucho más inteligentes.
No sabemos cómo será. Entonces hagamos lo mejor posible y dejemos que las cosas sucedan.
A veces saber esperar trae grandes beneficios.
Volver a viajar al pasado es un gasto y una pérdida de tiempo.
Las promesas engañan. Mejor fíjate en los hechos.
No importa donde te encuentres hoy. Lo importante es que camines siempre hacia adelante.
Es más entretenido caminar y avanzar que sentarte a esperar que las cosas sucedan.
No te dejes aturdir por las opiniones ajenas. Eso te impide escucharte a ti mismo.
Tú decides cuando entrar y cuando salir de cualquier situación.
Nadie, ni siquiera la persona que más amas, debe estar por delante de ti.
Ceder tus derechos en beneficio de otros no es positivo ni para ellos ni para ti.
Tener diferentes opciones es bueno siempre que te tomes la calma para evaluar y ponderar cada una de ellas.
La libertad es un privilegio y también una enorme responsabilidad.
No hay que ser pesimista, ni plenamente optimista. El camino es el realismo.
La persona inteligente es aquella que sabe encontrar a cada situación su costado positivo.
No tengas temor de moverte en cierta dirección. Incluso si no fuera la correcta, estarás un paso más adelante.
Los valientes también tienen miedo, pero lo superan.
Cuando algo te atraiga ve por ello. Lo peor que puede pasarnos es quedarnos con la duda.
Escucha las opiniones de todos. Pero jamás dejes de tener la propia.
Dejar de lado la necedad nos ahorraría enormes problemas.
La vida se trata de enseñar y aprender. Quien sólo se dedique a hacer una de esas cosas, no llegará muy lejos.
Vivir pensando y no dar un paso no sirve de nada. La inteligencia es una combinación de reflexión y acción.
A veces es importante entender que no es el momento adecuado para aquello que deseamos.
Aceptar las cosas no tiene nada que ver con el conformismo. Aceptar significa ver las cosas como son y buscar alternativas de cambio.
Puedes lamentarte o sobreponerte. La segunda opción es sin dudas la más inteligente.
Lo justo puede no convenirte pero siempre es más conveniente ser justo.
Ser una persona noble no siempre trae beneficios, pero las personas nobles obtienen tarde o temprano lo que merecen.
Involúcrate con tus problemas, pero nunca al punto de que te hagan perder la cordura.
Tú decides a quien le das el privilegio de hacerte enfadar.
No todas las personas, las situaciones y las relaciones tienen la misma importancia. Dale a cada quien lo que merece.

Tus Comentarios

Privacidad