Frases Bonitas

Frases Bonitas - Frases.eu
Nunca salgas de tu casa olvidando llevar la sonrisa. Aunque no estés bien, aunque una pena te invada, regalar al mundo una sonrisa es el primer paso para que todo comience a cambiar para bien.
Ocúpate de ser cada día más real, más sincero contigo mismo, más felíz, en lugar de preocuparte por ser cada día más perfecto.
No seas de aquellos que valoran las cosas cuando las pierden. Valora cada bocanada, cada puesta de sol, cada abrazo, como un regalo único e irrepetible.
Todo lo que parece simplemente negative, tiene en realidad un costado positivo que hay que saber encontrar.
No vivas esperando tanto de la vida. Muchas veces lo más maravilloso que nos sucede es aquello que no esperábamos jamás.
Todos sentimos miedo de vez en cuando, pero nunca debes permitir que tus miedos sean más grandes que tus sueños.
No te preocupes tanto por lo que posees. Fíjate a quienes tienes a tu alrededor: Allí radica tu verdadera riqueza.
Llorar no está mal y a veces es necesario. Siempre y cuando no te permitas hundirte en tu propio mar de lágrimas.
Mucho más frustrante que intentarlo y fallar es quedarse con la sensación de no haberlo intentado.
La felicidad no es una línea de llegada, sino una decisión permanente de disfrutar al máximo cada instante de nuestra vida.
Despertarse cada día con el propósito de ser feliz, es una decisión que cada uno de nosotros puede tomar en el momento que lo desee.
No nacimos perfectos precisamente porque vamos construyendo nuestra vida y nuestro ser a ensayo y error.
Eres producto de todo lo bueno y lo malo que has vivido. No reniegues de ello porque sería renegar de ti mismo.
El amor se construye de gestos, de momentos, de presencias. Nunca te quedes anclado en amores que sólo se alimenten de palabras y promesas.
Quien te ama realmente siempre sabrá colocarse en la posición justa desde donde pueda verte desplegar las alas y volar.
Si dejas de llorar, te secas los ojos y levantas la mirada, verás que siempre existen alrededor motivos de sobra para volver a sonreír.
Estamos tan acostumbrados a tener lo que tenemos que muchas veces no le damos el valor que merece. Jamás olvides mirar bien y luego agradecer.
Preocúpate más por lo que das que por lo que recibes. Existe una ley del Universo, que sabrá retribuirte por ello de forma justa y equilibrada.
Saber esperar es una cualidad que te traerá enormes satisfacciones. Y al final del camino, comprenderás por fin por qué valió la pena la espera.
No interesa lo que otros opines de ti. Lo que importa realmente es que tu concepto de ti mismo sea cada vez más elevado.

Tus Comentarios