Frases de Desamor

Frases de Desamor - Frases.eu
No me duele que haya terminado, sino el hecho de comprobar que no eras quien yo pensaba.
Lo más triste del final fue darme cuenta de que en realidad no te conocía.
Quizás he dicho muchas cosas sin pensar, pero tú has dicho cosas sin sentir y eso lastima más que nada.
Me sorprende la facilidad de algunas personas para decir te amo y al otro día olvidar que alguna vez exististe.
Me hubiese encantado que al marcharte, te llevaras contigo todos estos recuerdos y este amor que siento y que no puedo arrancar de mi pecho.
No existen medicamentos para el dolor del alma y tú te instalaste allí y no sé cómo quitarte.
Nada de lo que tengo o puedo conseguir, me quita el vacío de saber que te perdí para siempre.
Jamás podría importarme lo que te has llevado de aquí. Te has llevado mi corazón y eso es algo que no tiene reemplazo.
Tú eras todo para mí y yo sólo era algo más en tu vida. Ahora entiendo que no podía funcionar.
Lo que más me duele es no poder arrancarme esta tristeza, mientras tú sabes que la generas y ni siquiera te importa.
Lo único que me queda de nosotros dos es una foto descolorida en la que yo sonreía y tú eras la razón.
Quizás comprendas algún día lo que siento hoy, cuando te toque enamorarte como lo hice de ti y te dejen como tú lo estás haciendo conmigo ahora.
Te di miles de oportunidades, hasta que mi corazón me dijo un día que por fin era la última.
Hubiese preferido la más triste de las verdades, al dolor de saber que todo lo nuestro fue una mentira.
Nunca pensé que llegaríamos al punto en el que lo menos doloroso que podía pasarme fuera decirte adiós.
Estoy en ese punto muerto en el que ya no esperas nada, porque has entendido que sólo tú amaste de verdad.
Te dije adiós con palabras, pero mi corazón todavía no sabe cómo hacer para despedirse de ti.
Fue tanto mi amor que sigo deseándote el bien, aunque nadie me haya herido tan profundo como tú lo hiciste.
Era capaz de entregarte mi vida. Pensaba tanto en ti, que no fui capaz de ver el mal que me hacías.
Me enseñaste muchas cosas que no hubiese querido aprender, pero sobre todo me enseñaste lo mucho que duele amar y no ser correspondido.

Tus Comentarios