Frases de Desamor

Frases de Desamor - Frases.eu
No existen medicamentos para el dolor del alma y tú te instalaste allí y no sé cómo quitarte.
Algún día será cierto que ya no te amo. Por el momento es sólo una frase vacía que pronuncio para que otros lo crean.
Ojalá hubieses sido un amor imposible. Porque no estaría viviendo esta posibilidad de tenerte y ahora perderte.
Nada de lo que tengo o puedo conseguir, me quita el vacío de saber que te perdí para siempre.
Qué difícil llenar el tiempo que tenía reservado para dedicarme exclusivamente a ti.
Jamás podría importarme lo que te has llevado de aquí. Te has llevado mi corazón y eso es algo que no tiene reemplazo.
Volver a empezar puede ser muy fácil para el que ya no ama. No para mí.
Quizás sea cierto que algún día entenderé que terminar fue lo mejor. Hoy sólo puedo extrañarte y sentir un profundo dolor.
Tú eras todo para mí y yo sólo era algo más en tu vida. Ahora entiendo que no podía funcionar.
Lo que más me duele es no poder arrancarme esta tristeza, mientras tú sabes que la generas y ni siquiera te importa.
Mi gran error fue enamorarme de tus promesas y no de tus actos.
Lo único que me queda de nosotros dos es una foto descolorida en la que yo sonreía y tú eras la razón.
Tú querías muchas cosas de la vida y por eso te has marchado. Y yo sólo te quería a ti.
No tengo nada para dar. Sólo tenía un corazón y te has encargado de hacerlo trizas.
Quizás comprendas algún día lo que siento hoy, cuando te toque enamorarte como lo hice de ti y te dejen como tú lo estás haciendo conmigo ahora.
Hubo un momento en el que mentiste tan bien, que hasta creía que tú también me amabas.
Te di miles de oportunidades, hasta que mi corazón me dijo un día que por fin era la última.
Muchas veces, la misma persona que jura que jamás te hará sufrir, es la que te provoca los peores dolores.
La tristeza que siento hoy es proporcional a lo mucho que te amé.
Hubiese preferido la más triste de las verdades, al dolor de saber que todo lo nuestro fue una mentira.
Nunca pensé que llegaríamos al punto en el que lo menos doloroso que podía pasarme fuera decirte adiós.
Sé que cometí muchos errores, pero el peor de todos fue creerte cuando asegurabas lo mucho que me amabas.
Estoy en ese punto muerto en el que ya no esperas nada, porque has entendido que sólo tú amaste de verdad.
Quisiera tener la misma facilidad que tú, para borrar de un plumazo nuestra historia y hacer de cuenta que jamás exististe.
Te dije adiós con palabras, pero mi corazón todavía no sabe cómo hacer para despedirse de ti.
Fue tanto mi amor que sigo deseándote el bien, aunque nadie me haya herido tan profundo como tú lo hiciste.
Era capaz de entregarte mi vida. Pensaba tanto en ti, que no fui capaz de ver el mal que me hacías.
Tú pensabas solo en ti y yo también, por eso es que las cosas no resultaron.
Cuando te conocí, jamás pensé que la tristeza más honda de mi vida llevaría tu nombre.
Que haya dejado de insistir no significa que te haya dejado de amar.
El problema no es que sigas en mi mente. Es de mi corazón de donde realmente no puedo quitarte.
Puedes estar en cualquier sitio, con cualquier persona y sin embargo sigues habitando mi mente y mi alma como cuando estabas aquí.
Quizás algún día comprendas lo mucho que te amé. Pero ya no voy a estar allí para enterarme.
Me enseñaste muchas cosas que no hubiese querido aprender, pero sobre todo me enseñaste lo mucho que duele amar y no ser correspondido.
Te sigo amando como antes, sólo que hoy estoy aprendiendo a amarme a mí misma y por eso comprendo que no debo buscarte.

Tus Comentarios

Privacidad