Frases Célebres

Frases Célebres - Frases.eu
Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.
Es un buen ejercicio ser del todo sincero consigo mismo.
Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón.
No se puede poseer mayor gobierno, ni menor, que el de uno mismo.
Perdonar no es olvidar, y en el perdón sin olvido sobran palabras y falta corazón.
Las cosas tienen vida propia, todo es cuestión de despertarle el ánima.
Todas las teorías son legítimas y ninguna tiene importancia. Lo que importa es lo que se hace con ellas.
Yo me quejaba porque no podía comprarme zapatos, hasta que conocí a un hombre que no tenía pies.
Es más fácil variar el curso de un río que el carácter de un hombre.
No hay alivio más grande que comenzar a ser lo que se es.
Quien tiene miedo tiene desgracia.
El hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo.
Con las piedras que con duro intento los críticos te lanzan, bien puedes erigirte un monumento.
Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.
El que hace el bien de los demás, hace el suyo.
Cree en los mandamientos cuando en lugar de repetirlos puedas observarlos.
El amor es el remedio contra todos los malos augurios.
Solía decir que hay muchos senderos que van a la cima de la alta montaña, pero que sólo existe una cumbre: el amor.
Se mide la inteligencia del individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar.
Cada vez que decimos; «No sé », nos cerramos la puerta de nuestra propia fuente de sabiduría, que es infinita.
La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía.
He sido un hombre afortunado en la vida: nada me resultó fácil.
Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía.
El que ha desplazado la montaña es el que comenzó por quitar las pequeñas piedras.
Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única.
Abrid escuelas y se cerrarán cárceles.
El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.
El amor es eterno mientras dura.
La crueldad es la fuerza de los cobardes.
Quien no comprende una mirada, tampoco comprenderá una larga explicación.
El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca.
Si me das pescado, comeré hoy, si me enseñas a pescar podré comer mañana.
La lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido.
Hombre, hombre, no se puede vivir enteramente sin piedad.
Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego.
No hay cuesta, por pedregosa que sea, que no puedan subirla dos juntos.
Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso.
Sé amigo de ti mismo y lo serás de los demás.
La educación es el desarrollo en el hombre de toda la perfección de que su naturaleza es capaz.
No abras los labios si no estás seguro de que lo que vas a decir es más hermoso que el silencio.
El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe adónde va.

Tus Comentarios

Privacidad