Frases de la Vida

Frases de la Vida - Frases.eu
Cuando todo te supere, respira. Estás vivo y todo en la vida tiene solución.
Ciertas respuestas las hallarás sólo con la ayuda del tiempo. Calma.
Puedes extraer lo mejor o lo peor de cada experiencia. Tú decides.
Siempre es mejor guiarse por hechos concretos que por meras suposiciones.
No debes preocuparte sino ocuparte de lo que puedas. Algunas soluciones llegan con el tiempo.
Hacer siempre lo mejor que puedes, es lo mejor que puedes hacer.
Aunque hoy pueda doler el golpe, mañana comprenderás lo mucho que has aprendido gracias a tu última caída.
Las cosas más importantes de la vida no se consiguen a base de fuerza sino de constancia.
El trance difícil de hoy, mañana será una valiosa enseñanza.
No pierdas el ánimo, ni siquiera en los días más grises. Eres capaz de enfrentar y superar todo lo que la vida te presenta.
Cuando debas decidir algo importante en tu vida no olvides usar tu cabeza, pero sobre todo tu corazón.
Aprende a encontrar paz y calma mental en el silencio. Muchas veces las palabras están de más.
Escucha a los demás, pero sobre todas las cosas, escúchate a ti mismo.
Has nacido para ser feliz. Pese a los problemas y a las piedras que la vida ponga en tu camino.
Vivir con miedo es un error. Enfrenta cada desafío como una maravillosa fuente de enseñanza.
Ofrece lo mejor de ti y no te angusties si no eres correspondido. De toda relación y experiencia extraerás algo positivo para tu crecimiento.
La vida no es color de rosa. Y con todas sus tonalidades, es maravillosa.
Los días más oscuros son el paso obligado a los días más brillantes de sol.
No apresures los tiempos de las cosas. Todo llega a su debido momento.
Las personas valientes y fuertes son las que más experiencias valiosas acumulan en su vida.
Lo que se aleja de tu vida, lo que vives como una pérdida, en realidad son experiencias necesarias que te harán más fuerte y más sabio.
Volverás a sonreír, incluso cuando hoy sientas que no tienes ningún motivo.
Cargar con el dolor del pasado sobre tus espaldas no te permitirá desplegar tus alas y levantar vuelo.
La vida siempre tiene cosas nuevas y maravillosas para ofrecerte. Sólo debes saber esperar que pase la tormenta y vuelva a salir el sol.
La felicidad es una decisión que tú mismo puedes tomar todos los días.
Vive tu vida con alma de niño. Deja que las cosas simples te sigan sorprendiendo.
Anímate a transformar tus más fuertes anhelos en decisiones.
Tú mismo limitas tus posibilidades. Sueña sin límites.
Nunca escojas algo porque los demás consideran que es lo mejor. Escógelo porque realmente te hace feliz.
Siempre vale la pena arriesgarte por aquellas cosas que te hacen feliz.
Nunca esperes a mañana para empezar a trabajar por tus sueños.
Sé lo suficientemente humilde para aceptar tus errores y lo suficientemente inteligente para extraer una enseñanza de ellos.
Vayas a donde vayas y hagas lo que hagas, hazlo con el corazón.
Nadie tiene copia de la llave de tu felicidad. Tú mismo abres o cierras esa puerta.
La posibilidad de perder siempre está. Pero si no luchas, ya habrás perdido de antemano.
Levántate cada día con una esperanza y acuéstate cada noche con un sueño.
No subestimes ninguno de tus deseos. Cada uno de ellos se puede hacer realidad si te lo propones.
Vive la vida con intensidad. Haz que cada día cuente.
No esperes nada de los demás. En ti está la fuerza que necesitas para realizar tus sueños.
Piensa en positivo. Agradece lo que tienes. Lucha por lo que quieres.
No te castigues por tus errores. Tienes una vida entera para aprender de ellos.
La vida es una sucesión de días que puede ser maravillosa si tú lo decides.
Puede que tu día no haya sido perfecto, pero siempre habrá un momento de alegría para rescatar.
La fortaleza que tienes hoy es producto de tus aciertos y errores. No reniegues de ellos.
Nadie es perfecto ni lo sabe todo. Pero si lo deseas puedes ser cada día un poco más fuerte y mucho más sabio.
Cada persona que ha pasado por tu vida y cada instancia buena o mala te han ayudado a ser quien eres hoy.
Que cada día tenga sentido. No vivas para los demás, vive para ti mismo.
Amarte no es un signo de arrogancia. Si no te amas primero a ti mismo no estarás en condiciones de ofrecer amor a nadie más.
Valórate y acepta lo mejor y peor de ti. De ese modo estás mucho más cerca de mejorar.

Tus Comentarios

Privacidad